Clases particulares de Social Media en Madrid

clases-particulares-social-media-madrid

Resulta que he sucumbido a la realidad y es que todos me pedís clases particulares de Social Media en Madrid. Y, en realidad, esto es algo que ya he hecho varias veces, pero siempre en pequeños grupos o por pura amistad, pero como parece ser que varios tenéis interés me he decidido a plantearlo públicamente.

Así que si queréis aprender a utilizar las Redes Sociales de verdad, a sacarle partido, entender por qué no sirve de nada comprar fans, qué redes son las que tenéis que manejar, cómo podéis conseguir likes y seguidores, para qué podéis utilizar esto del Social Media… sólo tenéis que poneros en contacto conmigo porque os voy a enseñar eso y mucho más.

La idea es que no sean unas clases al uso sino una “mini-consultoría” que se centre en lo qué necesitáis y cómo podéis llevarlo a cabo. Perfecta para eso de la “marca pesonal” o para empresarios pequeñitos que quieren crecer gracias a Internet. Si, por algún casual, lo que queréis es convertiros en Community Manager tendremos que hablar más detenidamente porque no es algo que se consiga en dos clases y habrá que plantear un sistema de formación 360º ¿ok? Pero se puede hacer y estaré encantada de formaros -tendremos que buscar a alguien más para que de verdad sepáis de todo- porque eso de ayudar a  conseguir que la profesión se componga de gente que sabe lo que hace me parece un ideón.

Por supuesto, para los que no lo sepáis, quien me pide que le dé clases, quiero pensar así, lo hacen porque conocen mi trayectoria profesional -si no es así, consultarla aquí– y sabe que adoro mi trabajo. Llevo ya algún tiempo siendo Social Media Manager de una multinacional y muchos años dedica a esto de generar comunidad y cuidar de las personas a través de lo on-line. Creo que Internet y las redes sociales son un lugar maravilloso para poder conseguir, con muy poca inversión, grandes cosas, por ello, estaré encantada de poder ayudaros a lograrlo.

Comprar seguidores en Facebook, Twitter y demás

El tema de hoy es un poco tabú, pero ya que me dedico a estas cosas creo que debemos hablar de comprar seguidores, sinceramente. Personalmente, ingenua que es una, pensaba que este tema estaba totalmente superado: comprar esta mal y no sirve para nada. Pero, lamentablemente, no es así.

comprar-seguidores-facebook-twitter-taylor

* Ni la Taylor se cree que sigáis haciendo esto *

La última moda es que los llamados “influencers”, mejor dicho, aquellos que quieren ser llamados así, en realidad, acaban de conquistar esta práctica y están haciéndose con una horda de nuevos seguidores -falsos-.

Vayamos por partes, para los que acaben de descubrir Roma -que dudo haya alguno-, la técnica es simple: buscas una página de compra de fans, pagas y rezas para que no te hayan timado. Si es así, en unos días empiezan a aparecer miles de seguidores, dependiendo de lo que hayas pagado. El problema está, ya no en tener 10000 seguidores en una semana, son cosas que pueden pasar, sino en la calidad de los mismos: la mayoría no están activos, hablan idiomas que no comprendes y jamás interactuaran contigo.

A nivel de marca el tener 10000 seguidores más o menos le sirve al jefe marketing -si es el responsable del departamento, sino insertar otro título aquí- para vanagloriarse en las reuniones con los colegas de la cantidad de seguidores de su marca, pero para poco más. Si el objetivo de su estrategia de Social Media -si es que existe- es tenerla más grande lo consiguió a base de talonario, si era generar engagement -me encanta que la wikipedia lo explique como un término de moda- o implicación con la marca, está realmente perdido en cómo conseguir las cosas.

Para los influencers otra tanda de lo mismo, pero aquí la culpa mayoritaria la tienen aquellos que contactarán en el futuro con ellos. Es decir, si una marca me regala unas zapatilas porque tengo 15000 seguidores en twitter ¿por qué no los voy a comprar? … así que si estás leyendo esto y eres la persona que tiene que decidir a quién mandar las zapatillas ya puedes estar al loro.

De todas formas, queridos míos, el hacer o no esto es una cuestión de ética, moral y de cómo se entiende el Social Media. Descubrir que los seguidores son comprados es tan sencillo como revisar los perfiles de las personas que siguen al ente en cuestión -si tienen muy pocos seguidores, son todos de países lejanos o no actualizan nunca sus perfiles, habéis dado con seguidores comprados- e investigar, de momento, es algo que podemos hacer todos. Así que si nos engañan es por que nos dejamos engañar*.

* Es curioso, pero casi siempre es así con todo, pensarlo.

TweetAwards, Social Media y moñadas varias

tweetawards_2013

Este post debería haberlo escrito hace unos días pero, para variar, ando liada en mil cosas y tengo otras diez mil esperando para ser atendidas. Resulta que soy ponente en los TweetAwards que se celebrarán el próximo miércoles y jueves en Madrid :O … Sinceramente no sé muy bien qué voy a contar, pero supongo que hablaré sobre por qué me gusta tanto esta red social.

Trabajando en mi charlita (15 minutos que me parecen eternos porque es mucho tiempo, yo hablo mucho, pero es mucho tiempo) me he dado cuenta que para mí el Social Media es mi elección y creo que esa es la razón por la que adoro tanto mi trabajo, se trato de una decisión vital el dedicarme a algo que me apasionaba -no fue un giro hacia el “aquí seguro que hay trabajo”-. Me despierto cada día con una sonrisa (vale, a veces no, pero es porque estoy dormida) porque adoro hacer lo que hago, me gustan las personas, me apasiona descubrir por qué funcionan como lo hacen y, para mí, las redes sociales, son un verdadero ejercicio sociológico.

social-media-doublecloth

*Esta es la cara que se me va a quedar cuando suba al escenario y me quede en blanco ;)

Y poco más que contar por hoy, que no es poco…. bueno, algo más: los chicos de los tweetawards me han regalado unas entraditas para ir a verme dar la charlita -estoy muy nerviosa, creedme- así que si alguien la quiere los primeros que levanten la mano, es decir, me envíen un mail a raquel@doublecloth.net pues se llevan una entrada doble para despellejarme mientras estoy en el escenario, corearme porque lo estoy haciendo genial o simplemente disfrutar de aprender de las experiencias ajenas, que de eso tratan estos premios.