En realidad, a nadie le importa una mierda vuestras vidas

a nadie le importa una mierda vuestras vidas-doublecloth

En realidad, a nadie le importa una mierda vuestras vidas y si pensáis que sí estáis muy equivocados. Por muchos seguidores que tengamos, muchos comentarios en nuestros blogs o redes, en realidad, en el fondo, no les importa absolutamente nada nuestras vidas. Sólo quieren cotillear y cuando entiendes eso todo cambia, queridos.

Mi madre me compró este verano Vogue (que sí, que no os importa nada que la pobre mujer se acordará que me gusta leerla en verano y me la trajera, pero a mí me hace ilusión contarlo porque tengo una madre 10). El asunto es que en ese número había un artículo titulado #Sinfiltros donde entrevistan a Bea de Con Botas de Agua, Paula de My Peeptoes y Berta Bernad y les preguntan al respecto de esta vida “ideal” que todos llevamos a través de las redes sociales. Y me ha encantado leer el artículo porque, cada una a su modo, explica qué es todo esto.

Bea comenta que no todo es tan perfecto como parece y que tenemos que mostrar que somos de verdad de vez en cuando, os aseguro que sus pequeñas y ella son así de ideales en la vida real, no creo que coloque mucho nada para las fotos, creerme, hay gente que nace así ideal. Paula dice que la gente quiere ver vidas perfectas y si compramos el Vogue ¿para qué es?. Y Berta habla de la necesidad de comunicación y de cómo utiliza este medio para relacionarse cómo podría usar cualquier otro. [A ver si Vogue sube el artículo a la web y os lo linkeo].

El asunto es que tras leer el artículo redondeé mi teoría que me ha acabado llevando a concluir que a nadie le importa una mierda nuestras vidas, sólo quieren cotillear y tu decides si ofrecer una vida ideal, real o figurada. Que no se tiene más o menos éxito o se es más o menos influencer por elegir una opción, que cada uno elige aquella en la que se siente más cómodo y cuadra más con su personalidad o la que se le ocurrió al empezar todo esto.

Vale, Raquel, a nadie le importa nuestras vidas ¿y con esto qué me quieres decir? pues que no os toméis en serio nada, ni a vosotros mismos, que lo que enseñamos es una parte de nosotros: la parte ideal, la desastre, la verde, la caótica o la artística, pero no es todo nuestro ser (o no debería, por vuestra salud mental, tiene que ser horrible sobre exponerse tanto) y que no pasa nada si muta, cambia o aprende. Que los que están al otro lado quieren entretenimiento, cotillear, a veces, aprender algo y sobretodo comunicarse con gente que les comprende o tiene algo en común con ellos.

Vamos, que a todo el mundo le importa una mierda vuestras vidas, que os divirtáis, juguéis y no os toméis en serio lo que publicáis o publican otros. Que enseñéis a los que os quieren y os conocen de verdad a entender cómo utilizáis las redes y a comprender que la parte divertida y genial de vuestras vidas empieza, en realidad, donde acaban las redes.

¡Hasta dentro de unos días queridos!
Raquel

Sobre encontrarse, perderse, volverse a encontrar y repetir

gafas1

Siento que tengo que pediros un poquito perdón (también siento que lo hago de forma sistemática, casi periódica… pero para mí sois importantes y cuando uno se equivoca está bien hacerlo). He estado algo perdida, levantar un negocio es mucho más duro de lo que podríais pensar, nos mudamos de casa y la hemos reconstruido desde cero y mi yo interno ha estado algo rebelde los últimos meses.

Dice Antonio, que me conoce y sufre bien, que he tenido una especie de crisis de los 30, puede ser, no sé, el asunto es que he tenido que volver a casa (allí donde en verano se puede dormir con manta) para entender que ya no disfrutaba mucho de Doublecloth y que todo esto lleva meses en modo mantenimiento -recordad que me dedico a esto, mi modo mantenimiento es un modo profesional-. En realidad llevo meses desconectada de todo lo que me gusta, a veces nos centramos en lo difícil y eso lo complica todo. No es que haya estado deprimida o triste, para nada, sólo que no me centre en mi yo, en quien soy de verdad y en lo que me preocupa. Como disfrutar escribiendo este blog.

Vamos que volvemos a la carga, que volveré a daros la matraca con mis reflexiones, mis no vacaciones,  mis recetas, mis experimentos vitales extraños y mis enamoramientos profundos… que para eso nació y existe este blog: para compartir.

Pues eso sobre encontrarse, perderse, volverse a encontrar y repetir … que volveré a perderme y volveré a pedir perdón, que lo hago porque me encanta que alguien lea esto que tengo que contar y creo que merecéis mi respeto y explicaciones. Porque creo que ayuda entender que todos nos perdemos a veces y nos encontramos gracias a buenas personas, esfuerzo y ganas por avanzar. Que cuando te pierdes, te buscas, te encuentras -normalmente mejorado- y sigues adelante, así de sencillo.

¡Hasta dentro de unos días queridos!
Raquel