Comprar seguidores en Facebook, Twitter y demás

El tema de hoy es un poco tabú, pero ya que me dedico a estas cosas creo que debemos hablar de comprar seguidores, sinceramente. Personalmente, ingenua que es una, pensaba que este tema estaba totalmente superado: comprar esta mal y no sirve para nada. Pero, lamentablemente, no es así.

comprar-seguidores-facebook-twitter-taylor

* Ni la Taylor se cree que sigáis haciendo esto *

La última moda es que los llamados “influencers”, mejor dicho, aquellos que quieren ser llamados así, en realidad, acaban de conquistar esta práctica y están haciéndose con una horda de nuevos seguidores -falsos-.

Vayamos por partes, para los que acaben de descubrir Roma -que dudo haya alguno-, la técnica es simple: buscas una página de compra de fans, pagas y rezas para que no te hayan timado. Si es así, en unos días empiezan a aparecer miles de seguidores, dependiendo de lo que hayas pagado. El problema está, ya no en tener 10000 seguidores en una semana, son cosas que pueden pasar, sino en la calidad de los mismos: la mayoría no están activos, hablan idiomas que no comprendes y jamás interactuaran contigo.

A nivel de marca el tener 10000 seguidores más o menos le sirve al jefe marketing -si es el responsable del departamento, sino insertar otro título aquí- para vanagloriarse en las reuniones con los colegas de la cantidad de seguidores de su marca, pero para poco más. Si el objetivo de su estrategia de Social Media -si es que existe- es tenerla más grande lo consiguió a base de talonario, si era generar engagement -me encanta que la wikipedia lo explique como un término de moda- o implicación con la marca, está realmente perdido en cómo conseguir las cosas.

Para los influencers otra tanda de lo mismo, pero aquí la culpa mayoritaria la tienen aquellos que contactarán en el futuro con ellos. Es decir, si una marca me regala unas zapatilas porque tengo 15000 seguidores en twitter ¿por qué no los voy a comprar? … así que si estás leyendo esto y eres la persona que tiene que decidir a quién mandar las zapatillas ya puedes estar al loro.

De todas formas, queridos míos, el hacer o no esto es una cuestión de ética, moral y de cómo se entiende el Social Media. Descubrir que los seguidores son comprados es tan sencillo como revisar los perfiles de las personas que siguen al ente en cuestión -si tienen muy pocos seguidores, son todos de países lejanos o no actualizan nunca sus perfiles, habéis dado con seguidores comprados- e investigar, de momento, es algo que podemos hacer todos. Así que si nos engañan es por que nos dejamos engañar*.

* Es curioso, pero casi siempre es así con todo, pensarlo.