Entries Tagged as 'Personal'

Feliz 2014, este año se acabaron las excusas

posted on: 30/12/2013

Make it happen doublecloth 2014 Feliz 2014, este año se acabaron las excusas

¡Feliz año queridos! Cuando pensé cómo iba a felicitar el año nuevo a mis conocidos, y a vosotros, se me ocurrió hacer algo muy cuqui y azucarado pero, poco después, me di cuenta que lo que necesitamos es una dosis de realidad. Nadie va a venir a solucionar nuestros problemas, ni tampoco a refutar nuestras excusas (¡por favor! ¡No lo hagáis!) … En este 2014 todo va a ir genial porque vamos a hacer que sea así.

Pondremos nuestro empeño en conseguir lo que queremos, aprenderemos si las cosas no ocurren como esperamos y seremos lo suficientemente flexibles como para cambiar el rumbo si algo bueno se presenta en otro horizonte. Queridos, este año haremos que ocurra todo aquello que esperamos. Nada de hablar de crisis o dificultades ¡Basta de excusas!

Make it happen doublecloth 2014 2 Feliz 2014, este año se acabaron las excusas

Podéis descargaros los carteles (para imprimir tamaño poster o como queráis) aquí y aquí.

Mil millones de gracias 2013

posted on: 10/12/2013

gracias 2013 hola 2014 monica belucci Mil millones de gracias 2013

Este ha sido un año difícil, como todos los son, lleno de cosas buenas y malas. Lleno de experiencias nuevas y muchos viejos hábitos -algunos que pienso desterrar, por cierto-. Un 2013 lleno de personas bonitas, sí, creo que esto ha sido lo más destacado de mi periplo vital.

Tengo que darle las gracias por muchas cosas a este 2013: por los saltos (no tan al vacío como creo que necesitaba pero si hacia delante), por los cambios (el más destacable convertirme en vegetariana), por los retos y nuevos proyectos (por Soy Curvy y su nueva etapa, por supuesto), por reencontrarme con viejas pasiones que tenía olvidadas (por todas las horas de craft y clubs bonitos -gracias chicas-) y por todas las personas que se han convertido en imprescindible.

Ha sido un año de ordenar prioridades, aprender un poquito más quien soy -la de verdad, no la que otros quieren que sea- y crecer.

Gracias 2013 por los momentos, las personas, las experiencias y el aprendizaje. Hazme un favor y chívale al 2014 por donde debe caminar para seguir en esta excelente senda, tengo algunas peticiones para él pero conforme nos vayamos conociendo se las haré saber, lo prometo.

* No hago propósitos que ya los hice al cumplir los 29 ¿recordáis?

Diferentes formas de enfrentar tus opciones vitales

posted on: 05/11/2013

vegetariana opcion vital retro Diferentes formas de enfrentar tus opciones vitales

Este fin de semana -súper puente- he podido hacer bien poco porque la gripe continuaba secuestrándome en casa, pero el sábado me empezó a dejar en paz y pude salir a dar una vuelta por la ciudad. Los paseos por Madrid son lo mejor del mundo y si se acompañan de buena compañía hacen pleno, por cierto. La cuestión es que llegó la hora de cenar y nos planteamos a dónde ir y, desde hace más o menos un año, siempre que la gente no me conoce mucho, pero sabe que soy vegetariana, me miran con cara de “donde tu digas” a lo que yo siempre respondo un “me da igual” -porque me negué a obligar a nadie a comer veggie si ellos no lo son-.

Mientras cenamos surgió la conversación de cómo hay gente con mi misma opción alimentaria -en realidad, para mí, ser vegetariana es una opción moral, pero bueno- que se dedica a “evangelizar” al resto y les obliga a cambiar sus hábitos si quieren gozar de su compañía. Esto es algo que me parece bastante poco amable, no puedo comprender cómo has llegado a la conclusión de que no deseas matar animales para alimentarte y se puede ser tan poco sensible para otras cosas, las personas, y que sean felices a nuestro lado, siempre debería ser lo primero.

Escribo esto porque creo que es algo que hay que decir, mi opción, ser veggie o cualquiera de las demás opciones que tomo en la vida, es mía, individual pero no creo que sea nadie para decir al otro cómo debe vivir su vida. Yo podré contarle que me siento en paz, estoy mucho más sana y, creo, sonrío con más ganas desde que tome determinadas decisiones pero, tal vez, este no sea su camino. Esto no hace que sea mejor o peor de lo que yo puedo ser. Respetar a los demás, por encima de todo, permitir que piensen, actuén y vivan libremente, debería ser la bara de medir para con el otro.

No sé si me ha quedado un post muy extraño o si no entendéis por qué digo esto, siento que debo dejar claro mi punto de vista. Y, por cierto, Luna Miguel habla al respecto en La secta de la comida en Smoda y, si os interesa el tema, creo que os gustará leerlo ;)

Pues eso, que no os volváis loco y enfrentéis siempre vuestras opciones vitales respetando al otro porque no hay cosa que os vaya a hacer más felices que encontrar a gente que, a pesar de sentir o pensar distinto a vosotros, os respeta y quiere como sois.

* La imagen es porque Jane Fonda no puede estar más bella y por qué fumar también es una opción vital como cualquier otra.

La revolución de los becarios

posted on: 14/10/2013

Hace ya semanas que escribí este post, en su momento no lo publiqué por algunas circunstancias vitales pero ahora me marcho 2 semanas de vacaciones y no quería dejar el blog más muerto de lo que está. Prometo preparar cosas interesantes que contar, vivir mucho para poder reflexionar y buscar la inspiración allí donde otros solo ven entretenimiento con el que pasar sus horas. No os olvidéis de luchar por lo que deseáis en mi ausencia, queridos.

He decidido que Doublecloth va a ser un lugar donde diga todo lo que pienso sin preocuparme, en exceso, por ganar dinero o tener reputación. Nunca es que me haya centrado, ni en lo primero, ni en lo segundo, pero, reconozco, que mientras no tenía empleo utilicé este blog como parte de mi Cv -incluso ahora lo es, pero cuento con experiencia que antes no tenía y bastante más mala leche, fruto de los años de vida, supongo-.

intern revolucion becarios La revolución de los becarios

La cuestión es que navegando por SModa – sigo pensando que es el mejor semanal de moda que tenemos en el país, a pesar de que no siempre esté de acuerdo en cómo hacen las cosas- me he encontrado con este artículo “La rebelión de los becarios” que habla del nacimiento de la revista Intern, formada totalmente por becarios de revistas de renombre. Tras leerlo, caí en la cuenta de que este sistema que mantenemos no puede ser sostenible a largo plazo y que tenemos que empezar a protestar.

Actualmente las empresas están siendo mantenidas por el trabajo de los becarios (o por personas con sueldos paupérrimos, así que, por respeto, les trataré también como becarios aunque a mí lo que me parece es esclavismo, las cosas como son) y es una situación que no podemos tolerar. Lo sé, esto lo digo desde mi cómodo puesto de persona con trabajo – quién sabe si lo mantendré a largo plazo y no tendré que volver a ser becaria, como muchos de mis compañeros de estudios- pero resulta necesario plasmarlo, gritarlo y protestar.

Siento que somos una generación perdida y esto lo digo con todo el dolor de mi corazón. No se trata de una frase hecha, el futuro que nos aguarda no es que sea incierto es que es más negro que el betún, las oportunidades laborales han desaparecido en pro de puestos con alta responsabilidad y baja remuneración, donde se te trata toda la vida con un aprendiz y no se te enseña nada. No podremos construir familias sin sentir un vértigo gigante por no poder dar de comer a nuestros futuros hijos. No podemos planear el futuro, porque hace un tiempo que nos dimos cuenta que pocas cosas buenas nos esperan.

La revolución de los becarios es necesaria, tenéis que levantaros en armas, tenemos que hacerlo. Con esto no digo que dejéis vuestros puestos – ¡para algo que ayuda a pagar el alquiler!- … Tiene que haber más Interns, más proyectos espectaculares en los que derrochar toda nuestra energía, si no quieren pagar vuestro trabajo no os dejéis la piel por ellos, dejárosla en las cosas que merecen la pena en la vida…  Revolucionemos el mundo mostrando que no somos una generación perdida, que los perdidos son ellos por no valorarnos, por no permitirnos crecer, que lo vamos a hacerlo les guste o no (les venga bien o no)…. ¡bienvenida sea la revolución!