Vacaciones

vacaciones

Desde que nos lanzamos a esto de la vida emprendedora no hemos tenido verdaderas vacaciones, vamos de esas que todos tenéis en mente: sin teléfono, sin internet, sin nada por hacer… Pues sí, queridos, yo no tengo vacaciones de verdad.

Esta misma mañana reflexionaba sobre ello “¡Madre mía!¡Raquel!¡Qué no tienes vacaciones!” y, lo que es peor aún, no me genera gran problema con bajar el ritmo me basta, con tan sólo dedicar unas horas por la mañana y poder tener las tardes para mí, para vivir más tranquila, ir a la piscina y compartir con mi gente soy feliz.

Resulta curioso cómo cambia el mundo, yo que era una workaholic loca que trabajaba sin parar y llegaba exhausta a las vacaciones ahora he aprendido a vivir más tranquila y convertir mi vida en aquello que quiero que sea. Es verdad que estoy cansada y necesito descansar unos días pero no siento la necesidad de olvidarme de todo, no necesito desconectar porque he encontrado mi equilibrio.

Y yo creo que esto es algo interesante, que todo el mundo debería plantearse. No creo que se trate de una situación que solo los autónomos, emprendedores o locos podamos lograr. Todos podéis organizaros la vida de tal forma que no necesitéis vacaciones. Estoy totalmente convencida.

Voy a compartir con vosotros algunas de las ideas que he puesto en marcha para re-conectar conmigo misma y construir mi “mundo ideal” hoy (no mañana, ni cuando termine x proyecto o cuando llegue x cliente, hoy):

– Procuro tener una tarde/noche libre. Libre significa que hago lo que me da la gana sin un debería: me doy un baño de espuma, leo, veo series, duermo…
– Los sábado, si el trabajo me lo permite, vivo off-line. Como trabajo en Social Media suelo revisar una o dos veces las redes de los clientes y ya. Pero ni blogs, ni Pinterest, ni mails…
– Encuentro momentos para disfrutar del ahora (desde hace más de un mes he vuelto a meditar cada noche)
– Hago yoga cada mañana -si no estoy tan cansada que me duermo, es decir, si consigo levantarme-.
– Intento alimentarme de una forma más consciente, como sabéis soy vegetariana, pero a veces se me olvida tomar mucha fruta y verdura fresca, pocos productos elaborados y, sobretodo, no correr todo el rato mientras preparo y como.
– He decidido evitar todo aquello que me requiere demasiada energía vital. Con esto no me refiero a no hacer esfuerzos físicos sino mentales. Por ejemplo, a veces nos rodeados de personas que nos roban fuerzas porque requieren mucho pero dan poco, bueno, pues esa gente no la quiero en mi vida, por ejemplo. No se trata de un acto egoísta, creo, sino de una autodefensa.
– Siempre tengo proyectos que me ilusionan en marcha. Esto me ayuda a sentir siempre esa alegría de cuando las cosas comienzan, me recarga las pilas y me hace creer que puedo con todo.
– Me rodeo de buenas personas y las valoro tal y como son. Estoy aprendiendo a no intentar cambiar a los demás y a no esperar nada de ellos, porque la gente, si la dejas siempre te sorprende, pero si esperas demasiado nunca te lo dan (porque esperas que te den lo que tu darías no lo que ellos pueden o desean darte).
– Disfruto y exprimo cada día, siempre que puedo hago planes y cosas que me hagan ilusión. Unas cañas con amigos, salir a bailar, una expo…
– He decidido dejar de comerme la cabeza por todo. Si algo tiene solución y la encuentro reflexionando un ratito genial, sino es que no la tiene o que estoy ofuscada. Lo dejo ir y ya se me aclarará la mente. De esta forma he dejado de rumiar las cosas que no comprendo o me ponen triste. Es sorprendente lo bueno que es darse cuenta de esto y ponerlo en marcha

Me ha quedado un post un poco raro al final, pero no sé yo aprendo mucho de los demás cuando comparten conmigo así que creo que, lo junto, es compartir con vosotros. Ojalá algunas de mis ideas os ayuden a ser más felices, no volver a necesitar* vacaciones y disfrutar de todas las pequeñas cosas.

Un beso enorme y felices no vacaciones a todos

* Me refiero a necesitar como si os fuera la vida en ello, yo también necesito descansar. Desconecto y me hace bien porque recargo pilas y demás.

Barceló Sancti Petri o como sentirte como en casa en un hotel

Todos los que me seguís por redes sociales sabéis que durante el pasado fin de semana disfruté de 3 maravillosos días en el hotel Barceló Sancti Petri. Fueron tres días de desconexión, cuidar cuerpo y alma y mucho, mucho relax.

A veces uno se descarga, no sé si a vosotros os pasa, y yo antes de llegar a Sancti Petri tenía un momento de “ya no puedo más con la vida” y he salido de allí dispuesta a comerme el mundo. No puedo más que darles las gracias por todo el cariño con el que nos han cuidado.

SanctiPetri_2 SanctiPetri_3 SanctiPetri_5 SanctiPetri3 SanctiPetri_8 SanctiPetri_9 SanctiPetri_7 SantiPetric1

El Barceló Sancti Petri es tu hotel ideal si:

– Buscas descansar y reconectar contigo mismo
– Necesitas que te mimen. Me quería quedar a vivir en su spa, os lo prometo. Los tratamientos estéticos son una pasada. Si vais haceros algo porque no os vais a arrepentir.
– Quieres parar el ritmo pero no aburrirte. Yo soy una persona que necesita bajar el ritmo peor me aburro de tomar el sol y no hacer nada por eso este hotel es perfecto porque tienen miles de actividades: yoga, chi kung, taichí, spinning en la terraza -con vistas al mar, alucina-, zumba, aquagym, cine de verano… Vamos que quien se aburre allí es porque quiere.
– Te gusta comer bien. Añadiría y sano, pero si no quieres comer muy sano también tienes opciones. Los que somos vegetarianos sabemos qué es eso de no tener qué comer en un buffet de hotel, aquí no hay problema.
Adoras que te mimen porque todo el mundo os va a tratar con un cariño que vais a sentir que estáis en casa.
No te gusta ir a la piscina y que haya niños… ¡Tienen una piscina enorme donde no pueden entrar!
– Tienes peques y necesitas que estén entretenidos. Hay actividades para ellos desde las 10 a las 11 todos los días y algunas noches hasta se pueden quedar a dormir con monitores acampando ¿no es genial?
– Te gusta desayunar tarde, ¿qué es eso de desayunar a las 8? El buffet -por cierto lo del desayuno de hotel aumenta a otro nivel aquí- abre hasta las 11 y el servicio de habitaciones te permitirá desayunar en la cama hasta tardísimo.
– Te encanta jugar a los bolos… ¡Una bolera en el hotel! Como lo oyes, pero lo mejor de todo es que está en un pub irlandés con una barman que no podía saber más de cocteles.
– Que te gusta bailar, pues tienes discoteca.
– Y si lo tuyo con los paseos por la playa a 10′ disfrutas de las playas de chiclana que son infinitas.

Vamos que no se me ocurre nadie para el que este hotel no ofrezca una alternativa adaptada a sus necesidades. Yo volveré, posiblemente, siempre que necesite recargar pilas. Escuchar los pájaros nada más despertarte, encontrar calma y sosiego constante, todo el cariño que los empleados demostraban a todos los huéspedes y ese spa que me ha robado el corazón lo merecen.

Si estáis buscando un lugar para descansar unos días no os vais a arrepentir de elegirlo.

Un beso enorme queridos,
Raquel

Picnic vegetariano [Lady Vegan]

Picnic vegetariano-recetas-lady vegan-doublecloth

Cuando uno se convierte a esto de no comer carne se encuentra con muchos momentos en los que piensa ¿y ahora qué demonios como? Uno de ellos llega cuando te vas de picnic o barbacoa y todos tus amigos llevan bocadillo de jamón o carne.

El fin de semana pasado nos fuimos al campo, recogimos nuestro precioso Smart For Four y pusimos rumbo a Burgos. Decidimos que hacía mucho que no respirábamos aire fresco así que ¡nos vamos al campo! Horus no pudo ser más feliz y a nosotros no nos pudo sentar mejor.

Picnic vegetariano-recetas-lady vegan-doublecloth-2 Picnic vegetariano-recetas-lady vegan-doublecloth-3

El asunto es que todos lo demás -no vegetarianos- iban a comer bocadillo de jamón serrano ahumado y ahora ¿yo que como? Pues mi bocadillo favorito vegetariano: queso brie, humus, rúcula y miel… ¡delicioso!

Así que si tenéis un picnic no desesperéis porque podéis:

– Recurrir a la siempre socorrida tortilla de patata.
– Manzana, salsa rosa y lechuga en bocadillo está delicioso.
– El seitán a la plancha puede sustituir a cualquier filete.
– Siempre podéis hacer una perfecta ensalada de pisto (os recomiendo añadirle huevo duro).
– No cuesta nada cortar vegetales, meterlos en un tupper y añadir un bote bien cerrado de humus o salsa para mojar (yogurt, pepino -quitando las pepitas, que dan mucho agua- y menta, por ejemplo).
– No olvidéis algo de fruta fresca que en el campo siempre sienta bien

Así que si os invitan a ir de picnic, ni se os ocurra pensar “¡no sé que llevar!” existen mil opciones veggies tan ricas como las no vegetales.

Un beso enorme queridos y feliz fin de semana,
Raquel

1 2 3 4 47