Cosas que debes saber antes de volverte vegetariano

Cosas que debes saber antes de volverte vegetariano-doublecloth

Hace más de dos años que soy vegetariana y me he dado cuenta que existe mucha desinformación sobre el tema. Cuando me convertí -me hace gracia esto parece una especie de secta o algo- pensaba que ser vegetariano era algo muy normal, común, pero a las semanas fui consciente de que ¡prácticamente no conocía a gente vegetariana! Según van pasando las semanas (los meses y los años) me doy cuenta que existe mucha desinformación al respecto, porque, simplemente, no tenemos a nadie cerca que nos pueda informar sobre el tema.

1. ¿Nunca más volveré a comer rico? Rotundamente no. Si es verdad que mientras seas vegetariano hay sabores que no volverás a probar (la carne y el pescado tienen un sabor peculiar que no se parece a nada más). Con el tiempo te olvidas de cómo sabían y dejas de desear comerte un filete. Aunque no te voy a engañar, habrá muchas veces en tu vida en las que te apetecerá hacerlo y llevarlo a cabo es una decisión totalmente personal, que no te convierte en mejor o peor persona.

2. ¿Cómo obtengo las proteínas? Yo me compré un libro sencillo -Proteinas vegetales (INTEGRAL) de Nuria Viver- y aprendí a combinar los alimentos en una tarde para conseguir comer equilibrado. De todas formas te recomiendo que visites a tu endocrino/nutricionista para que te explique más al respecto. Lo que tienes que tener claro es que es sentido común: legumbre, harinas integrales, huevos y lácteos, con eso lo tendrás todo cubierto. Al principio tendrás que controlar el tomar legumbre un par de veces a la semana mínimo y no pasarte con los hidratos (a todos nos pasa al principio) pero después es algo muy sencillo.

3. ¿Puedo seguir haciendo deporte de forma habitual? Claro, tendrás la misma o más energía que antes (a algunas personas este cambio en su dieta les ofrece energía extra por muchas razones: estar alineados con su forma de pensar, que eran intolerantes a algún alimento que han dejado de tomar, que ahora comen mejor…). Eso sí, si practicas mucho, mucho deporte consulta a un médico para que te explique qué debes comer antes, durante y después de los entrenamientos -vamos, igual que si no fuera vegetariano, todos deberíamos hacerlo-.

4. ¿Ser vegetariano es dejar de salir por ahí a cenar? Rotundamente no. Yo decidí que se trataba de mi opción vital y, por lo tanto, no tengo que obligar a nadie a comer verde así que nunca voy a restaurantes vegetarianos (lo sé, soy rarita en esto). En prácticamente todos los bares tienes opciones sin carne o puedes quitar algo de la ensalada, por ejemplo. En general, todo el mundo entiende que no comas carne y te ayudan sin problemas.

5. ¿Vegano y vegetariano es lo mismo? No, veganos son aquellos que no comen nada que proceda de un animal y los vegetarianos tomamos leche, huevos y miel. Te recomiendo que pruebes primero la segunda opción e incluyas poco a poco más comidas veganas en tu dieta hasta dar el paso. Este consejo es porque vas a comer algo distinto y convertirte al veganismo de la noche a la mañana puede ser muy duro.

6. ¿Ser vegetariano es algo sencillo de hacer? Supongo que depende de la persona, las razones por las que tomas esta decisión y tu fuerza de voluntad. Para mí, que me encantaba la carne, soy una foodie sin remedio y me vuelve loca cocinar no es algo que me resulte fácil. Me cuesta no comer según que cosas pero me merece la pena porque me siento en paz conmigo misma. Lo que si os recomiendo es que si vais a optar por hacer algo como esto tengáis una razón que, al menos, sea importante para vosotros, porque no va a ser sencillo. Yo creo que los animales merecen el mismo respeto que nosotros y me siento bien no mantando a ninguno para alimentarme, esa es mi razón y, de momento, me sirve.

Mis recomendaciones:

- Si no sabes cocinar aprende, lo vas a necesitar. No existe mucha comida vegetariana precocinada que este realmente rica -más allá de una pizza cuatro quesos o cosas así, pero no son las opciones más sanas-. Por cierto, recopilo recetas de cocina aquí.

- Si no te gustan las verduras, no te hagas vegetariano o acepta que podrás serlo de forma temporal. Para ti el esfuerzo será el doble.

- Experimenta y busca recetas nuevas. Descubrirás que hay alimentos que no conocías que están riquísimos (prometo ir, poco a poco, enseñándolos en mis recetas).

- (Opinión totalmente personal) Es mejor ser carnívoro a ser mala persona. Es decir, comer verde no te hace mejor persona, ni un mesías de los animales y, menos aún, un salvador del mundo. Ser vegetariano es una opción personal, por supuesto que me gustaría que todo el mundo lo fuera, porque siento que los animales merecen un respeto que no les estamos dando, pero no me siento capaz de decirle a nadie cómo debe vivir su vida. Al igual que no me gusta que me intenten evangelizar y “me vendan” una religión determinada creo que es necesario que, aunque estemos muy convencidos de nuestra opción no se la impongamos a nadie. Recuerda respetar y querer a los demás cada día.

- Acepta que no todo el mundo te va a entender y alguno hará bromas de muy mal gusto al respecto. Hay gente a la que no le gusta que los demás piense por si mismo y decidan, que se salga de la manada. Cuando me encuentro con ellos no discuto, acepto que son así, que son libres para pensar lo que quieran y me alejo lentamente jajaja.

Cosas que debes saber antes de volverte vegetariano-doublecloth-2

Y hasta aquí mis cosas que debes saber antes de volverte vegetariano. Yo os recomiendo que probéis un tiempo y descubráis por vosotros mismos si es la opción que andabais buscando. Que no es algo irreversible y podréis volver a “ser normales” siempre que queráis. Tanto si lo hacéis por comer más sano, sentiros mejor o vivir alineados con vuestra conciencia será una genial opción: cada comida verde en la que se respeta el medio ambiente y sus ciudadanos es un pequeño triunfo.

Un beso enorme queridos míos,
Raquel

Aaahhh y ¡claro! que no se os olvide suscribiros a mi newsletter, que la mando cuando tengo tiempo y cosas que contar ;)

Los días libres

Los días libres-freelance-doublecloth

Si hay algo bueno de ser autónomo o freelance es que te puede coger los días libres que quieras. Se reirán algunos al leer esto porque pensarán “ya me gustaría a mí tener días libres”, pero es que los días libres son necesarios para despejar tu mente, para trabajar mejor y debes organizar tus horarios para tenerlos.

La gente que no es freelance suele comentarte que tienes mucha suerte porque te organizas como quieres y puedes tomarte tu tiempo para tus asuntos personales, -he llegado a intuir, incluso, que hay quien piensa que trabajamos más bien poco-. Siento quitar la ilusión a quien piensa así: un freelance trabaja todo lo que necesita para poder vivir, normalmente un montón.

Pero trabajar mucho para conseguir tus objetivos no puede significar trabajar sin parar. Esto es extremadamente importante, os lo digo yo que soy una workaholic de manual, porque llega un momento que como no paras ni los fines de semana tu mente es incapaz de rendir y, en realidad, no trabajas: pierdes el tiempo.

También es importante aceptarse tal y como uno es: habrá días que sean días de mierda que no seas capaz de hacer nada. Ante ellos tienes tres opciones:

1. Te peleas contra ti mismo y te mientes intentando acabar tu lista de tareas.

2. Aceptas la realidad y adaptas tu quehaceres diarios. Es decir, te dedicas a aquello que no conlleve mucha actividad mental.

3. Te tomas el día libre.

¿Esto es posible? Claro, siempre y cuando seas lo suficientemente organizado como para tener todo el trabajo hecho con bastante antelación. Si en tus quehaceres diarios siempre vas por delante (es decir, tu deadline interno es anterior al real) podrás aceptar que tienes un día de mierda y hacer otras cosas o marcharte a pasear.

Debemos escuchar a nuestros instinto. Tomarse días libres de vez en cuando es prioritario para sentir que todo el esfuerzo, los impuestos y la incertidumbre merece la pena. Emprender resulta agotador pero tiene pequeñas recompensas como poder ir a ver una exposición un día entre semana y pasear por mi Madrid bonito vacío siempre que quiero. Aprovechar la parte buena de ser libres resulta maravilloso así que no seáis tontos y disfrutarla.

Un beso enorme queridos mios,
Raquel

Hamburguesas vegetales con soja texturizada

Hamburguesas vegetales-soja texturizada-lady vegan

Os voy a contar un secreto: resulta muy complicado dar con una receta de hamburguesas vegetales decente. Al menos a mí me está ocurriendo, soy una vegetariana rara a la que no le gusta el tofu así que cuando Cris me paso su receta de hamburguesas de soja texturizada me hizo súper feliz.

En la foto las veis pequeñitas y a modo de aperitivo con la salsa romesco particular de mi madre (digo particular porque es una versión) pero si las hacéis más grandes y las metéis en pan no tienen nada que envidiarle a las de carne.

Además,  no puede ser más sencilla y más rápida. Y admite mil variantes: puedes añadir verdura pochada a la mezcla o frutos secos o alguna especie o lo que os dé la gana (por probar). Además si sois veganos, o preferís comer vegano, podéis sustituir el huevo por harina de garbanzo o de maíz diluida en agua y listo.

Hamburguesas vegetales-soja texturizada-lady vegan-4

Una cosa muy importante: NO saben a carne y, queridos, nada de lo que cocinéis sin carne va a conseguir ese sabor. No pasa nada, es algo que todos debemos aceptar pero si venías buscando un consuelo para tu ansía de hamburguesa tal vez deberías simplemente tomarte una hecha de carne una tarde y listo*.

Hamburguesas vegetales-soja texturizada-lady vegan-3

Hamburguesas vegetales

Ingredientes:

1 puñado de soja texturizada fina
2 dientes de ajo
1/2 vaso de vino tinto
1 chorro de salsa de soja
1 pizca de orégano
1 pizca de perejil
Pan rallado
1 huevo
Hierbas aromáticas

Receta:

Hidratar la soja con agua caliente durante 10 o 15 minutos (comprobar que esté blandita)
Echar en un bol el ajo, el perejil el orégano, el vino y la salsa de soja
Escurrir bien la soja texturizada y mezclarla en el bol
Batir el huevo y echarlo en el bol, Mezclar bien.
Añadir el pan rallado hasta obtener una masa que se pueda modelar.
Hacer las bolitas o hamburguesas y freír.

Hamburguesas vegetales-soja texturizada-lady vegan-2

Salsa romesco (al estilo de mi madre)

Ingredientes:

Una ñora
2 tomates
1 trozo grande de cebolla (o una cebolla pequeña)
Almendras
Pimentón
Una cabeza de ajos
Aceite de oliva
Chorito de vinagre
Sal
Pimienta

Receta:

Pones a asar la ñora hidratada, el tomate y la cebolla.
Los dejas enfríar y pelas los tomates.
En una sartén tostar las almendras.
En el vaso batidor pones las verduras, un majado con (almendras, ajos, pimentón) y se le añade, poco a poco, el aceite. Para terminar añades el vinagre y sal/pimientas.

Lo sé, esto es una versión muy personal de la salsa romesco, pero mi madre es así y os diré que está en proceso de ser mejorada. ¡Os mantendré informados!

Y hasta aquí la receta de hoy, a partir de ahora subiré todas las que pueda porque sé que es algo que os interesa y gusta. Sed buenos conmigo que las fotos las hago lo mejor que puedo pero en eso no soy profesional, aunque intento mejorar cada día.

Por cierto, si alguien se anima ¡quiero ver fotos! y ¡quiero las versiones para probar! Que lo más bonito de la vida es evolucionar juntos y aprender los unos de los otros.

Un beso,
Raquel

*Esta vegetariana que aquí escribe defiende fervientemente que cada uno haga lo que le da la gana y que comer vegetal 3 días a la semana es mejor que ninguno, al igual que no pasa absolutamente nada por comer carne de vez en cuando si la echas de menos.

Lo que deberías saber antes de hacerte autónomo

Lo que deberías saber antes de hacerte autonomo-doublecloth

Para inaugurar esta sección os voy a contar algunas cosas que deberías saber antes de hacerte autónomo, porque me hubiera encantado que alguien me lo hubiera dicho a mí. Si estáis pensando en dar un salto al vacío y ser vuestros propios jefes creo que lo mejor es estar informados y hacerlo con cabeza, porque no va a ser sencillo.

1. Vas a pagar muchos, muchos impuestos. Jamás habrías imaginado la gran cantidad de impuesto que puedes ser capaz de pagar. Además de la cuota de autónomo cada mes, debes restar el IRPF, el IVA, los servicios anexos que vas a necesitas (asesorías…) y las sorpresas de última hora (impuestos por tener oficina…).

2. Trabajar en casa es un asco. Parece una situación ideal pero según pasan los días vas a odiar más tu casa y necesitar el contacto con otras personas. Es una gran opción para el comienzo pero en cuanto empieces a sacar dinero será mejor que encuentre un lugar donde trabajar. Podrás tener horario, compañeros de trabajo, te obligarás a quitarte el pijama para trabajar…

3. No vas a poder hacerlo todo tu solo (aunque creas que sí). Decide qué cosas vas a odiar hacer mucho, mucho, mucho hacer y externaliza desde el minuto cero. No todo el mundo estará de acuerdo conmigo pero a mí me ha funcionado. Estudie economía y llevarme mis propios impuesto sería relativamente sencillo pero sabía que iba a odiar ir a la administración cada dos por tres y leerme los reglamentos así que contraté a una asesoría y estoy encantada con ella.

4. Si no tienes dinero en el banco no emprendas. Se que puede parecer tajante la afirmación pero las cosas no tienen porque irte bien desde el minuto cero así que si no tienes al menos dinero suficiente para hacer alguna inversión y vivir unos 6 meses sin ganar un duro ahorra hasta tenerlo. Esto no quiere decir que tengas que gastar una barbaridad o no vayas a ganar dinero desde el minuto cero, pero si no tienes nada en el banco aceptarás cualquier cliente a cualquier precio y eso va a ser un error.

5. El precio es muy difícil de cambiar. Si has establecido un tarifario para tus clientes o productos va a ser extremadamente complicado de subir. Así que la estrategia de hacer muchas cosas muy baratas para “darte a conocer” se volverá contra ti porque serás ese profesional barato.

6. No todos lo clientes son tu cliente. Esto es difícil de aprender, incluso nosotros que me sabíamos la teoría hemos cometido algún error de este tipo. No todo el mundo que esté dispuesto a pagar tus servicios (creo que este punto no se aplica tanto cuando vas a vender un producto) podrá ser tu cliente. Esto es una decisión tuya: puedes decidir aceptar a todo el mundo a pesar de que te den quebraderos de cabeza o solo aceptar a aquellos que cuadran totalmente contigo. ¿Qué tiene de bueno aceptar solo al cliente ideal? El trabajo va a ser mucho más sencillo y agradecido.

7. No tendrás un jefe que te marque tiempos. Tu cliente tampoco te los va a marcar (o no será lo normal), así que debes hacerlo tu y serás responsable de todo el trabajo que salga con tu sello. Esto genera presión, advertido estás.

8. Te convertirás en hombre/mujer orquesta. Está bien delegar pero no podrás externalizar nada más que una o dos cosas, lo demás lo tendrás que hacer tu todo así que prepárate para aprender mucho y muy rápido.

10. Los clientes no caen del cielo. Y, muchas veces, será muy agobiante no tener suficientes o tener demasiados (si te van bien las cosas) hay que aprender a aceptar las cosas tal y como son y trabajar de forma constante para que todo se pueda estabilizar en un futuro. Dicen que lo hace, yo, personalmente, pienso que no va a ser así y ser autónomo significa no tener mucha estabilidad nunca.

11. Si emprendes que sea en algo que manejas a la perfección. Vemos a mucha gente que empieza negocios en áreas que le son totalmente desconocidas y, lamentablemente, la mayoría de esos negocios no llegan a buen término. No siempre es así pero si quieres que la cosa salga bien monta una empresa o hazte freelance dentro de tu área.

Y hasta aquí lo que deberías saber antes de hacerte autónomo, sé que da miedo pero emprender también tiene cosas maravillosas: ¡eres tu propio jefe! Ya hablaremos de las cosas buenas, que las hay y son muchas. Puedes completar esta lista leyendo las Razones para NO montar una empresa que publicamos en le blog de la Asesoría. En ese blog damos tips para pymes y mini emprendedores un poco más técnicos sobre las áreas en las que trabajamos: la comunicación y el marketing.

Mil besos queridos míos,
Raquel

Mi vida como freelance

Mi vida como freelance-doublecloth

Hace unos meses que deje la vida cómoda de ser una persona que sabe lo que va a ganar a final de mes para convertirme en freelance. Fue una decisión meditada y consciente a pesar de que vino tras un despido de mi anterior trabajo. He estado pensando y estoy aprendiendo mil cosas de mi nueva situación, muchas más de las que uno aprende en el otro bando (para que negarlo) y creo que compartirlas con vosotras puede servirle a mucha gente.

Soy, como quien dice, una recién llegada, así que algunas de las cosas que diga puede que sean una auténtica tontería (si es así, como siempre, ya lo sabéis, os pido que me corrijáis, me encanta cambiar de opinión si alguien me ofrece un buen argumento).

El asunto es que cuando hablo con otros freelance sobre nuestras penurias de trabajar por cuenta propia me doy cuenta que hay cosas que me gustaría haber sabido antes (y no ir aprendiéndolas sobre la marcha) y otras que pienso y, tal vez, pueden ayudar a los demás.

En realidad es una sección que ya empezó con este post sobre Mi método para organizar el tiempo que escribí hace unos meses. Intentaré ser lo más constante posible y recopilar temas y experiencias de otras personas para que todo esto pueda ayudarnos a todo.

¿Preparados? Mañana comenzamos

* La foto es un juego porque no vais a trabajar más en vuestra vida

1 2 3 4 28