En realidad, a nadie le importa una mierda vuestras vidas

a nadie le importa una mierda vuestras vidas-doublecloth

En realidad, a nadie le importa una mierda vuestras vidas y si pensáis que sí estáis muy equivocados. Por muchos seguidores que tengamos, muchos comentarios en nuestros blogs o redes, en realidad, en el fondo, no les importa absolutamente nada nuestras vidas. Sólo quieren cotillear y cuando entiendes eso todo cambia, queridos.

Mi madre me compró este verano Vogue (que sí, que no os importa nada que la pobre mujer se acordará que me gusta leerla en verano y me la trajera, pero a mí me hace ilusión contarlo porque tengo una madre 10). El asunto es que en ese número había un artículo titulado #Sinfiltros donde entrevistan a Bea de Con Botas de Agua, Paula de My Peeptoes y Berta Bernad y les preguntan al respecto de esta vida “ideal” que todos llevamos a través de las redes sociales. Y me ha encantado leer el artículo porque, cada una a su modo, explica qué es todo esto.

Bea comenta que no todo es tan perfecto como parece y que tenemos que mostrar que somos de verdad de vez en cuando, os aseguro que sus pequeñas y ella son así de ideales en la vida real, no creo que coloque mucho nada para las fotos, creerme, hay gente que nace así ideal. Paula dice que la gente quiere ver vidas perfectas y si compramos el Vogue ¿para qué es?. Y Berta habla de la necesidad de comunicación y de cómo utiliza este medio para relacionarse cómo podría usar cualquier otro. [Haber si Vogue sube el artículo a la web y os lo linkeo].

El asunto es que tras leer el artículo redondeé mi teoría que me ha acabado llevando a concluir que a nadie le importa una mierda nuestras vidas, sólo quieren cotillear y tu decides si ofrecer una vida ideal, real o figurada. Que no se tiene más o menos éxito o se es más o menos influencer por elegir una opción, que cada uno elige aquella en la que se siente más cómodo y cuadra más con su personalidad o la que se le ocurrió al empezar todo esto.

Vale, Raquel, a nadie le importa nuestras vidas ¿y con esto qué me quieres decir? pues que no os toméis en serio nada, ni a vosotros mismos, que lo que enseñamos es una parte de nosotros: la parte ideal, la desastre, la verde, la caótica o la artística, pero no es todo nuestro ser (o no debería, por vuestra salud mental, tiene que ser horrible sobre exponerse tanto) y que no pasa nada si muta, cambia o aprende. Que los que están al otro lado quieren entretenimiento, cotillear, a veces, aprender algo y sobretodo comunicarse con gente que les comprende o tiene algo en común con ellos.

Vamos, que a todo el mundo le importa una mierda vuestras vidas, que os divirtáis, juguéis y no os toméis en serio lo que publicáis o publican otros. Que enseñéis a los que os quieren y os conocen de verdad a entender cómo utilizáis las redes y a comprender que la parte divertida y genial de vuestras vidas empieza, en realidad, donde acaban las redes.

¡Hasta dentro de unos días queridos!
Raquel

3 días detox (recetas y tips)

Detox-verduras-13

Decidí que empezaría mis no vacaciones con 3 días detox. Ya os expliqué que no tengo vacaciones sino que bajo el ritmo de trabajo así que era el momento ideal para hacer un detox porque puedes sentirte algo decaído y porque además entre mis reglas detox está escuchar mi cuerpo (así que hay que tener tiempo para siestas y demás).

Comparto mi experiencia, como siempre, por si os ayuda a alguno. Hago detox una vez al año, o lo intento, para limpiar mi cuerpo de tóxicos, resetearlo a nivel celular y expulsar toda la mierda que se ha acumulado en mis intestinos. Creo que cuidamos poco nuestro cuerpo, es una máquina que nos acompañará toda la vida y hacerle un mantenimiento nunca está de más. Hay quien lleva esto al siguiente nivel con ayunos o limpiezas de colón, todavía no me siento preparada para ello, lo confieso.

Detox-verduras-12

Mis reglas para mis 3 días detox:

1. Me he marchado de Madrid para estar más tranquila y respirar algo de aire puro.
2. Elijo un momento relajado, de poco trabajo, donde pueda escuchar mi cuerpo y descansar lo que me haga falta.
3. Todo es natural, intento que sea equilibrado y he comprado orgánico todo lo que ha sido posible.
4. Vale licuadora, batidora de vaso o una batidora normal. El asunto es intentar tomar los licuados nada más hacerlo y de una forma pausada.
5. Durante estos tres días he escuchado a mi cuerpo: cuando me siento cansada descanso, microsiestas o lo que me apetezca, si necesito caminar salgo a tomar el aire, he practicado algo de yoga y meditaciones.
6. Acompañé mis días detox con algunos extras: baño de sal, mascarillas de arcilla blanca (cara y cuerpo) y exfoliaciones varias.

Detox-verduras-10

Mis recetas*:

DIA 1

Nada más levantarte:
Agua con limón

Desayuno:
Piña| manzana| naranja

Media mañana:
Manzana| pepino| jengibre| lechuga

Comida:
Espinacas| frambuesas| zanahoria| plátano| agua

Media tarde:
Sandía| naranja| leche de almendras| pera

Cena:
Tomate| pimiento rojo| perejil| albahaca fresca| diente de ajo

***

DIA 2

Nada más levantarte:
Agua con limón

Desayuno:
Melocotón| manzana| naranja

Media mañana:
Lechuga| espinacas| manzana| pera| limón| cilantro| perejil

Comida:
Agua de coco| spirulina| cacao sin azúcar| stevia

Media tarde:
Melón| leche de almendras| miel| plátano| melocotón

Cena:
Remolacha| jengibre| ajo| sal| almendras en remojo (24h)| miel| limón| aceite| agua| zanahoria

***

DIA 3

Nada más levantarte:
Agua con limón

Desayuno:
Arándanos| manzana| naranja| jengibre| fresas

Media mañana:
Manzana| pepino| jengibre| lechuga

Comida:
Brócoli| zanahoria| aguacate| espinacas| tomate| agua

Cena:
Plátano| almendras en remojo (24h)| aceite| albahaca| canela| naranja| lechuga

Detox-verduras-7

Mis sensaciones y reacción corporal:

Me ha dolido un poco la cabeza por las tardes, pero el resto del día estuve estupenda. Me medí la tensión y la tenía estupenda, tuve mucha energía durante todo el día y dormí un par de siestas cortas. Algunos licuados cuesta tomarlos pero no he parado de ir al baño en todo el día, parece que esto ha funcionado.  Además de los zumos (algunos días opté por tomarlo todo en trocitos y así masticar un poco) he tomado un baño de sal y disfrutado de una mascarilla corporal y facial de arcilla blanca.

No es fácil, sobre todo eché de menos comer algo caliente (pero si os pasa podéis tomar infusiones sin problemas) pero creo que ha merecido la pena: me siento mucho más ligera y limpia por dentro. Por supuesto, supongo que habré adelgazado algún kilo, pero como sabéis eso no es algo de lo que me preocupe en exceso, pero sí, ahora el bikini me queda mejor ;)

Las fotos reflejan todo lo que me tomé durante los 3 días detox. Reconozco que tal vez a mí no me cuesta en exceso porque, en el fondo, es lo mismo que como de forma habitual pero sin harinas, grasas…

Ya me diréis si os animáis con el detox. Dudas y demás dejarme un mensaje y os contesto

Un beso enorme queridos,
Raquel

* Por favor, si algún nutricionistas o médico lee esto y estoy cometiendo una locura de algún tipo que se manifieste que cambiamos lo que haga falta, siempre es genial aprender.

El feminismo

el feminismo-doublecloth

Últimamente se habla mucho de feminismo, de que va a volver a ponerse de moda y de que ya es hora de que las mujeres nos volvamos a levantar en armas. Para mí, el feminismo siempre ha sido una constante vital, soy hija de una mujer muy consciente de su género, que siempre nos animo a ser lo que quisiéramos sin engañarnos respecto al handicap que nos había tocado por ser mujer.

Es duro pensar que desde que eres pequeño naces condicionado, pero es así y debes aceptarlo. Vivimos en una sociedad de clases donde te tocan papeles, a veces impuestos, a veces elegidos, que debes gestionar. Te toca ser mujer u hombre, te toca ser rico o pobre, gay o heterosexual, gordo o flaco, de izquierdas o de derechas… y manejas tu papel de la mejor forma posible, intentando acercarte a tu verdadero yo y adaptarte a la sociedad donde vives, cosa que, todo junto, a veces resulta bastante complicado.

El problema viene cuando estar en uno u otro grupo hace que vivas asustado o reprimido, ahí es donde se genera el dolor. Por supuesto que existen grados, pero cuando por ser mujer sabes que puedes morir a manos de la persona que amas porque siente que tiene control sobre ti por el mero hecho de ser hombre, ya no hablamos de vivir siendo menos que el otro, hablamos de vivir amenazadas.

Y es que, queridos míos, así es como se vive la vida cuando uno es mujer. No se trata de cobrar menos (que también) o de tener que elegir entre criar a tus hijos o triunfar en la vida (que tiene más que ver con la biología que con temas de elección, en realidad)… no, se trata de vivir amenazada desde que eres una niña. Yo todavía recuerdo el día que mi madre me explico que a partir de ese momento iba a recibir comentarios soeces y amenazantes*, era prácticamente una niña y al volver de la piscina un grupo de hombres decidieron comentar lo “bien que tomábamos un helado”. Nunca, jamás, en la vida en una sociedad sana se permitiría que un hombre adulto haga comentarios de ese tipo a una cría…¡es una locura!… bueno, pues muy señores míos, esta es la sociedad que nos ha tocado vivir.

Desde ese momento he vivido mil situaciones “amenazantes” (y ahora lo pongo entre comillas porque tengo tanta mala leche que soy capaz de responder pero no lo suelo hacer porque no me merece la pena perder energía en ello) de forma constante. Heredé un cuerpo curvilíneo algo más voluntuoso de lo normal y tengo que soportar miradas, comentarios, refregones… Ha llegado un momento que ni siquiera soy consciente porque actúo de forma instintiva: me doy la vuelta, me alejo, me pongo seria…

Así que si me preguntan si el feminismo es necesario o si creo que las mujeres deberíamos volver a luchar de forma más constante os diría que sí. Pero no creo en conceptos abstractos ni en manifestaciones, no sirven de mucho.

Debemos empezar a ser feministas en nuestro día a día. Las familias y las sociedades crían a maltratadas y a maltratadores, no creo que ni una mujer ni un hombre se levante una mañana y decida ser sumiso o dominante por que sí, repetimos patrones aprendidos durante siglos y debemos cortar con ellos. No recuerdo bien si mi madre increpó a esos hombres pero espero que lo hiciera porque enseñó una lección. Debemos enseñar a los niños y las niñas lo que significa la igualdad (es más, aquí habría que ir un paso más allá y hablar de igualdad real frente a lo diferente, porque nos ayudaría mucho como sociedad en cuanto a la generación de dolor innecesario). Tenemos que increpar al obrero que chilla a una mujer, debemos dejar el machismo de lado -porque el #MachismoMata, porque les enseña que son mejores que nosotras-, debemos defendernos con uñas y dientes porque nos están matando y, sobretodo, nos estamos convirtiendo en una sociedad de mierda donde se aplaca el pensamiento crítico con violencia y no se repudia al que hiere sino al herido.

No se, necesitaba soltarlo y explicar a quien lo lea porque debe hacerse feminista (que no se trata de que las mujeres sean mejores que los hombres, sino de luchas por una sociedad igualitaria en cuanto a derechos y libertades). Necesitamos un cambio y no nos quedan muchas oportunidades para enderezar el rumbo, no es algo que se cambie en un día, con una política o con una subvención. El único cambio posible está dentro de cada uno de nosotros, deja el machismo de lado y cualquier forma de discriminación hacia lo diferente y alienta a los demás a hacer lo mismo, entre todos, conseguiremos cambiar el mundo.

Un beso enorme queridos,
Raquel

* Porque una cochinada desde una obra o proveniente de un grupo de hombres es una amenaza, porque ellos son mucho más fuertes que tu y, normalmente, no puedes contestarles. Porque sabes que nuestra sociedad es un patriarcado y si les respondes y se encaran contigo posiblemente nadie se va a detener a ayudarte o defenderte. Esto señores, es vivir amenazada.

Foto via: link

1 2 3 4 48