Pesto de avellanas vegano

Pesto de avellanas vegan

Buenos días queridos,

Hoy os vengo a confesar una pequeña obsesión que tengo (yo soy muy de obsesiones ósea que no os preocupéis lo más mínimo, yo y mis psicopatías nos manejamos perfectamente)… bueno, pues resulta, que soy un poco loca de los pestos. Me vuelven loca, me parecen maravillosos, como caigan en mis manos un poco de albahaca ya no será utilizada para nada más (bueno lo mismo estoy exagerando pero me entendéis).

El asunto es que tenía yo albahaca y ganas de probar el pesto con avellanas. El resultado es espectacular y esta, posiblemente, la receta más sencilla que os habéis echado a la cara…. ¡pero me encanta!

Ingredientes:

  • Pasta integral
  • Setas
  • Ajo
  • Cebolla
  • Albahaca fresca
  • Avellana tostadas
  • Aceite de oliva
  • sal marina
  • Queso curado rallado o levadura nutricional (si elegís lo primero la receta será veggie, si elegís lo segundo vegan … la diferencia no es tan significativa así que os animo a probar lo segundo).

Receta:

Mientras se cuece la pasta ponemos las setas con un poco de cebolla y ajo en la sartén. Recordad que en este tipo de preparaciones a veces tenemos que agregar un poquito de agua para conseguir la textura deseada (es decir: los champiñones si los quieres un poco crujientes no les añades agua, si quieres que estén blanditos añades agua … es una cosa muy tonta pero cuando aprendes que lo que le falta a esas setas en una pizca de agua para quedar jugosas tu vida realmente mejora).

Cuando las setas están retiramos y nos ponemos con el pesto. Súper facil: albahaca picada, aceite de oliva (un chorrito pequeño y luego ir agregando dependiendo de la textura que queráis conseguir), medio ajo, sal marina y las avellanas tostadas. Con la batidora le dais con ganas y agregáis el queso o levadura cuando ya casi está.

Ahora sofreimos la pasta con las setas y agregamos el pesto. ¡Ya está! Tenemos lista la comida en menos de 15 minutos. El que no come rico y veggie es porque no le da la gana. Obviamente si esto lo acompañáis de una buena ensalada verde pues ya hemos hecho el día :)

Ya me diréis qué os parece. Los pestos se pueden hacer con cualquier fruto seco: almendras, piñones, nueces de macadamia… es cuestión de ir probando y encontrar vuestro favorito.

Un beso enorme queridos,
Raquel

Ensalada de lentejas y queso feta

Ensalada de lentejas y queso feta

ensalada de lentejas con queso feta-2

Hoy os traigo una ensalada de lentejas y queso feta espectacular, que dejará loco a todos vuestros invitados por lo sencilla y bonita que es. Además se monta en un segundito y no requiere muchas nociones de cocina.

Me hace mucha gracia cuando subo recetas, sobretodo las del día a día, porque muchos comentáis que no se os ocurriría y siento que os sentís incapaces de cocinar. Para mí esto siempre ha sido muy natural porque en casa siempre se ha cocinado mucho y yo me metí entre fogones enseguida pero comprendo que no es igual para todo el mundo. Por eso quiero compartir con vosotros cosas muy sencillas también para que al hacerlo os empoderéis en la cocina (este término así muy rimbombante es muy importante porque una vez que lo consigues te crees que capaz de todo).

Así que aquí tenéis mi ensalada de lentejas y queso feta:

ensalada de lentejas con queso feta-6 ensalada de lentejas con queso feta-5

Ingredientes:

  • Lentejas cocidas (pueden ser de bote, tranquilos)
  • Rúcula
  • Zanahoria
  • Remolacha cocina (igual, podéis comprarla cocida que engorrina mucho)
  • Queso feta
  • Yogurt
  • Pepino
  • Menta
  • Limón
  • Aceita, sal y pimienta

Receta:

Super simple: cortas las zanahorias, las embadurnas de aceite, sal y pimienta y al horno hasta que estén blanditas (algo así como 150 unos 15 minutos, pero depende del horno: lo ideal las metes y vas abriendo y pinchando con un tenedor cuando estén blandas las tienes).

En un plato vamos a montar la ensalada: lentejas, rúcula, trozos de remolacha, las zanahorias horneadas. ¿simple verdad? … ¿Cómo haces para que te quede bonito? Pues el truco está en pensar en proporciones. El plano no debe estar súper lleno y puedes ir montando por capas (si tiene diferentes texturas) o mezclar la ensalada fuera, colocar en el centro, y decorar con el feta… De verdad, es súper difícil que os salga mal.

Para el aliño: cogéis un buen yogurt (si sois vegan de soja será genial o de coco, el que más os guste), cortáis el pepino súper fino, un chorrito de limón, un chorrito de aceite, sal y menta picada. El aliño quedará consistente pero como los ingredientes no son muy ligeros casa a la perfección. Si este mismo aliño lo vais a usar para ensaladas de hoja verde o algo menos compacto os recomiendo aligerar con un poco de leche o agua para que quede más liviano ¿vale?

ensalada de lentejas con queso feta-3 ensalada de lentejas con queso feta-4

Y como veis, una ensalada fresquita, bonita y perfecta para todo el mundo. Con lentejas que tienen muchas proteínas y hierro. Con verduras de todo tipo y con mucho fundamento. Ya no hay excusa para no comer sano.

Ya me diréis qué tal se os da llevar a cabo la receta.

Un beso enorme queridos,
Raquel

Porrige de Mijo para desayunar

Porrige de Mijo para desayunar

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Processed with VSCO with hb2 preset

¡Buenos días queridos!

Hoy os traigo uno de los desayunos más energéticos que he probado: un porrige de mijo. Es perfecto para aquellos que sois tragones como yo y eso de aguantar hasta la hora de comer sin buscar algo para picar os cuesta.

Llegué a esta receta a través de mi investigación sobre la macrobiótica. Como sabéis (sobre todo los que me seguís en las redes) soy una persona muy activa y no paro de hacer cosas… por eso me preocupé cuando sentí que me faltaba energía. Y como soy acción-reacción me puse a buscar como loca alguna solución para mi falta de energía.

Tanto investigar me llevo a la macrobiótica y, aunque he decidido gestionarla a mi manera, sí estoy siguiendo algunos de sus recomendaciones. Entre ellas el desayuno.

Así que aquí tenéis mi receta de porrige de mijo:

Ingredientes:

  • 5 vasos de agua
  • 1 vado de mijo
  • Una piel de un limón bien limpio (orgánico mejor pero vale cualquiera)
  • Un trocito de canela en rama
  • Una pizca de sal marina

Receta: 

En una cacerola añadís los ingredientes. Lleváis a ebullición y después bajáis el fuego al mínimo. Tardará en hacerse entre 30 a 40 minutos. Tiene que quedar como una crema, una especie de arroz con leche.

Lo guardáis en la nevera y cada mañana añadís un poco de leche vegetal (también podéis añadir leche de vaca pero ya que estamos haciendo bien las cosas para que estropearlo ¿no?) y lo calentáis. Para decorar podéis añadir frutos secos, fruta en trozos, algo de jarabe de agave y mermelada.

Es súper sencillo y está super rico. No se tarda nada en calentar y si lo probáis vais a flipar: no tendréis hambre hasta la hora de comer, estaréis súper concentrados y os sentiréis genial.

Ya me diréis qué os parece si probáis a hacer mi porrige de mijo :)

Un beso enorme,
Raquel

1 2 3 4 5 13