Efímero

Tengo un propósito para el año nuevo que entra (en realidad varios, ya sabéis): voy a intentar que las cosas en mi vida empiecen a tener sentido de verdad. Que las vivencias no sean sensaciones que se esfuman con el paso de las horas, que las vida deje de ser efímera…

He estado reflexionando bastante sobre este tema y me he dado cuenta que estoy harta de que todo en nuestras sociedades sea de usar y tirar. Todo esta preparado para el disfrute inmediato y nada se fabrica para el largo plazo: ni los objetos, ni las relaciones, ni los trabajos, ni siquiera los sentimientos. En 2013 quiero empezar a construir para sentir que las cosas pueden durar, para recoger mañana, aunque todo sea más largo y laborioso. Quiero aprender un poco más de mi padre y su huerta, que riega cada día con cariño, abona cuando es necesario y recoge los frutos solo cuando es el momento.

Estoy harta de vivir rápido, cambiar de temporada cuando todavía no me he aconstumbrado a las modas, vivir deprisa para exprimir cada segundo, pero sin disfrutar de ellos realmente… necesito abandonar lo efímero para empezar a sentir que las cosas tienen sentido y, lo que es más importante, seguirán teniéndolo dentro de unos segundos, días o semanas… es más, continuaran teniéndolo aunque yo ya no esté allí.

Así que para este año nuevo me pido el abandono de lo efímero por el disfrute de las cosas pequeñas (que no pasan de moda) y construir, aunque cueste mucho más que los pequeños golpes de efecto.

3 comments

  1. Que razón tienes, parace que vivimos en un mundo total de obsolescencia programada….y a media que se cumplen años esto gusta menos, o no es mejor tener en nuestro armario pocas pendras que de verdad te hagan sentir bien, a 400 que nunca logras entender por que las elegiste?? Y esto pasa con todo, hasta con las amistades y afectos…mejor pocos de verdad, pero de verdad de la buena…

  2. Exacto, el término obsolescencia programada lo define totalmente, todo parece nacer con el mero propósito de morir, cuando antes mejor, más moderno.

    Supongo que cada uno decide como quiere vivir la vida, no sé si es la edad o los momentos vitales pero yo he decidido parar y disfrutar del camino.

    ¡Me ha encantado tu comentario!

  3. Sí señora, bien dicho. Esa sensación de que la vida te lleva (a veces por delante)… es un buen propósito de año nuevo.

    Por cierto, acabo de descubrir tu blog y me gusta. Mucho :)

    Besos.

Leave a Comment